Pecados de un hombre de acción

 

– Creerse indispensable a Dios.

– No orar bastante. Perder el contacto con Dios.

– Andar demasiado a prisa. Querer ir más rápido que Dios.

– Pactar, aunque sea ligeramente, con el mal para tener éxito.

– No darse entero. Preferirse a la Iglesia.

– Estimarse en más que la obra que hay que realizar, o buscarse en la acción.

– Trabajar para sí mismo. Buscar su gloria. Enorgullecerse.

– Dejarse abatir por el fracaso. Aunque más no sea, nublarse ante las dificultades.

– Emprender demasiado.

– Ceder a sus impulsos naturales, a sus prisas inconsideradas u orgullosas.

– Cesar de controlarse.

– Apartarse de sus principios.

– Trabajar por hacer apologética y no por amor.

– Hacer del apostolado un negocio, aunque sea espiritual.

– No esforzarse por tener una visión lo más amplia posible.

– No retroceder para ver el conjunto.

– No tener cuenta del contexto del problema.

– Trabajar sin método.

– Improvisar por principio. No prevenir.

– No acabar.

– Racionalizar con exceso. Ser titubeante, o ahogarse en los detalles.

– Querer siempre tener razón. Mandarlo todo.

– No ser disciplinado.

– Evadirse de las tareas pequeñas.

– Sacrificar a otro por mis planes.

– No respetar a los demás; no dejarles iniciativas.

– No darles responsabilidades.

– Ser duro para sus asociados y para sus jefes.

– Despreciar a los pequeños, a los humildes y a los menos dotados. No tener gratitud.

– Ser sectario. No ser acogedor.

– No amar a sus enemigos. Tomar a todo el que se me opone como si fuese mi enemigo.

– No aceptar con gusto la contradicción.

– Ser demoledor por una crítica injusta o vana.

– Estar habitualmente triste o de mal humor.

– Dejarse ahogar por las preocupaciones del dinero.

– No dormir bastante, ni comer lo suficiente.

– No guardar, por imprudencia y sin razón valedera, la plenitud de sus fuerzas y gracias físicas.

– Dejarse tomar por compensaciones sentimentales, pereza, ensueños. No cortar su vida con períodos de calma, sus días, sus semanas, sus años…

San Alberto Hurtado

Reflexión personal escrita en noviembre de 1947

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: